Flori·cultura subversiva

Flori·cultura subversiva es un proyecto complejo y mutante, que cuestiona los dogmas excluyentes de la Ilustración y la normalización de los cuerpos producida por la ilustración científica.

Flori·cultura subversiva (2013). Instalación sonora (muralismo y códigos QR)
2013_ Poéticas o prácticas ecofeministas… o cómo salirse del guión. MICGénero, Centro Cultural de España en México (Embajada España), México D.F. (a la izq., la comisaria Belén Romero con Annie Sprinkle & Elisabeth Stevens durante la inauguración)

Supone la producción de un discurso en relación a la idea de jardín, marco idílico del amor cortés heteronormativo y visible, y al mismo tiempo, lugar propicio para prácticas subversivas más “invisibles” en sus rincones y oscuros recovecos. Vemos el jardín como imagen de una determinada práctica micro-política, donde se ponen en juego una serie de relaciones y jerarquías entre los elementos que lo conforman-construyen-practican-habitan. Por ello este espacio nos ha servido, entre otras cosas, para reivindicar la demonizada imagen de la mujer-bicha como un icono ruidoso, transgresor y molesto para el patriarcado, así como para analizar el carácter genital de las flores, y establecer un conjunto de juegos audiovisuales y conceptuales.

 Flori·cultura subversiva (2008). Conferencia-performance, duración variable
2009_ Interferencias Viscerales. Prácticas subversivas de lo monstruoso. Universidad Politécnica de Valencia

A partir de estos puntos, en primer lugar hemos escrito y después grabado en estudio –siempre de manera colectiva- una serie de muestras de sonido, que entre múltiples aspectos, bien recuperan las figuras retóricas más sonoras del lenguaje (onomatopeyas, aliteraciones, etc.), bien giran entorno a la idea de lenguaje performativo, que construye-visibiliza una realidad al definirla, o bien reflexionan sobre el poder del modelo enciclopédico para normalizar una serie de contenidos conceptuales bastardos (dándoles una pátina de verdad). En segundo lugar, y a través de la ilustración conjunta, hemos desarrollado un cierta práctica “botánica”, generando una colección de flores plurisexuales, pansexuales. Partiendo de la iconografía floral asentada en el subconsciente colectivo del grupo (sin referentes fijos), y mediante diversos desplazamientos y perversiones de orden semántico y semiótico, se han estableciendo lazos conceptuales y formales entre lo genital y lo cultural, en base a la morfología de las flores, órganos reproductivos por excelencia del mundo vegetal, objeto de metáforas sociales con respecto a la genitalidad humana, la belleza, la delicadeza, la pureza, la virginalidad o la feminidad más estricta y normativa –entre otras cuestiones-.

Flori·cultura subversiva (2008). Conferencia-performance, duración variable
2008_ Intersecciones disciplinarias y producción de cuerpos sexuados. Conocimiento y cuerpos diaspóricos. Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Valencia
Flori·cultura subversiva (2007). Instalación y happening sonoro, medidas y duración variable
2007_ Jardines Sonoros. La Noche en Blanco de Madrid. Fundación Ortega y Gasset, Madrid